La Asociación de Prensa Extranjera en Israel y Palestina expresó hoy conmoción y consternación tras la muerte de la periodista de Al Yazira Shireen Abu Akleh durante una redada del Ejército israelí en Cisjordania ocupada y exigió «una pronta investigación» sobre el incidente.

«La Asociación de Prensa Extranjera (FPA, según sus siglas en inglés) está consternada y profundamente conmocionada por el asesinato de la veterana reportera de Al Yazira Shireen Abu Akleh», señaló el colectivo en un comunicado, en el que describió el incidente como «una tremenda pérdida para el periodismo».

El texto enfatizó que Abu Akleh «vestía un chaleco antibalas con la etiqueta ‘prensa’ y formaba parte de un grupo claramente identificado como periodistas cuando recibió un disparo en la cabeza», durante un intercambio de fuego entre soldados israelíes y milicianos palestinos durante una operación de arresto en el campo de refugiados de Yenín, uno de los puntos más calientes de la región.

Hasta el momento, autoridades palestinas e israelíes se responsabilizan mutuamente por el disparo que causó la muerte de la periodista, mientras que la cadena catarí Al Yazira acusó directamente a Israel de «asesinar a sangre fría» a la reportera, muy conocida en todo el mundo árabe, y de «violar las leyes y normas internacionales».

El colectivo de prensa dijo estar esperando más detalles sobre las circunstancias exactas del episodio y agregó que acoge con beneplácito la promesa del Ejército israelí de investigar, aunque expresó sus reservas.

«Dado el pobre historial de las fuerzas de seguridad israelíes en la investigación de la violencia contra los periodistas, instamos a una pronta investigación con absoluta transparencia», indicó la FPA.

«Matar a un periodista es inaceptable de cualquier manera», añadió el comunicado, que cerró con un pedido «a todas las partes a comprometerse a proteger a los periodistas en el terreno» y a que «responsables de esta horrible muerte rindan cuentas».

Consultado por una posible investigación internacional, tal y como exigieron autoridades palestinas, un portavoz del Ejército israelí dijo hoy: «Estamos investigando y tenemos un sistema robusto y profesional para hacerlo».

El portavoz precisó que están «examinando el incidente y todas las posibilidades que pueden haber llevado a la trágica muerte» de la periodista y agregó que los más altos cargos del Ejército forman parte de la investigación, incluido el jefe del Estado mayor.

«El Ejército israelí está comprometido con la libertad de prensa y la santidad de la vida humana», apuntó.
Este mensaje se suma a uno previo del Gobierno israelí, que dijo haber ofrecido a las autoridades palestinas una «investigación patológica conjunta» para averiguar el origen del disparo letal, algo a lo que no han accedido de momento.

En relación al incidente, la organización Amnistía Internacional (AI) también emitió hoy un comunicado en el que describió la muerte de Abu Akleh como «un sangriento recordatorio del mortífero sistema en el que Israel encierra a los palestinos».

«Israel está matando palestinos a diestra y siniestra con impunidad. ¿Cuántos más deben morir antes de que la comunidad internacional actúe para responsabilizar a Israel por los continuos crímenes contra la humanidad?», agregó.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.