El papa Francisco expresó este domingo su preocupación y dolor por la situación en Nicaragua por lo que pidió “un diálogo abierto y sincero para que se puedan encontrar la bases para una convivencia respetuosa y pacifica”.

En un llamamiento al final del rezo del ángelus en la Plaza de San Pedro el papa Francisco no hizo referencia al arresto este viernes del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, por parte de agentes policiales.

“Sigo con cercanía con preocupación y dolor la situación que se ha creado en Nicaragua que afecta a personas e instituciones, quisiera expresar mi convicción y mi deseo de que por medio de un dialogo abierto y sincero se pueden encontrar la bases para una convivencia respetuosa y pacifica”, dijo el papa, que hasta hoy no había hablado de la situación en Nicaragua, reseñó EFE.

El pontífice también pidió al Señor que “por la intercesión que la Purísima (como se conoce a la Virgen en Nicaragua) inspire en los corazones de todas las partes tal concreta voluntad”.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.