Pálpito, la producción que desde este miércoles se suma a la plataforma de streaming, estará disponible en 190 países, será subtitulada en 30 idiomas y doblada a otros 7 para una audiencia estimada en 250 millones de suscriptores. La escritura de este proyecto que fue grabado en Colombia, una trama despojada de buenos y villanos, supuso para el también poeta de 62 años de edad un giro estilístico en su forma de narrar e ir a un ritmo de vértigo. Desde el exilio, que ha representado para él una montaña de desasosiego y nostalgia, mira con discreto entusiasmo la posibilidad de una segunda temporada de la serie en la que plantea hasta qué punto un corazón que mudan a otro cuerpo lleva consigo su historial de emociones.

Nunca como hasta ahora el escritor de telenovelas como Cosita rica, El país de las mujeres, Ciudad bendita, Amar a muerte, entre tantas otras, había estado tan expectante por el estreno de una de sus historias. No es para menos. Pálpito, la serie con la que debuta en Netflix, a partir de hoy llegará a 190 países, será subtitulada en 30 idiomas y doblada a otros 7. «La responsabilidad y el compromiso son enormes. Yo solo espero estar a la altura», expresa el autor que hace 5 años salió de vacaciones y no pudo regresar a Venezuela. Desde Miami, en ese exilio forzado y en una ciudad que ha sido refugio de la borrasca, el también poeta de 62 años de edad le ha demostrado a la televisión internacional que podía escribir para nuevos mercados melodramas tan exitosos como los que llevó a la pantalla venezolana, ha conquistado nuevas audiencias y, además, llegó a la plataforma de streaming escribiendo una historia original después de dedicarse a hacer adaptaciones para Televisa y Univisión.

La sinopsis de Pálpito dice: «La esposa de Simón es asesinada para extraerle el corazón y trasplantárselo a Camila, la mujer de un hombre adinerado. En busca de venganza, Simón se sumerge en el peligroso mundo del tráfico de órganos. En su frenética búsqueda, el destino hará que se enamore de Camila, la mujer que sobrevivió gracias al corazón de su esposa asesinada. El clímax llegará cuando ambos descubran la verdad».

Protagonizada por Ana Lucía Domínguez, Michel Brown, Sebastián Martínez y Margarita Muñoz, la serie de 14 capítulos fue grabada en Colombia y en ella Padrón también se desempeñó como productor ejecutivo. «Esa es una de las bondades que ofrece Netflix, estar en todas las fases del proyecto. Yo aprobaba absolutamente todo. Esa es la política de Netflix. Y es maravilloso porque en la plataforma existe la premisa de que el escritor es el padre de la criatura».

Fuente: El Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.