Los delincuentes informáticos buscan captar la atención de las víctimas mediante mensajes en los que se encuentra un link o enlace, acompañado de un saludo, con el presunto nombre de usuario, contraseña, más el saldo actual en dólares que supuestamente tiene como saldo la cuenta.

Los criminales finalizan pidiéndole a los usuarios que no compartan la información con nadie, para ejecutar el efecto espejo y adueñarse de su WhatsApp.

Whatsapp se ha posicionado como la red social preferida del crimen organizado para delinquir, siendo la modalidad más frecuente la estafa en la compraventa de productos o divisas.

El director de delitos informáticos del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas, Pavel Uzcátegui, destacó que el objetivo de los maleantes es perpetrar estafas en su nombre, una vez hayan obtenido su información.

Recomendó bloquear el número del remitente y eliminar el texto de su bandeja.

Fuente: Unión Radio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.