Mientras el fiscal Marcelo Pecci estaba de vacaciones, de luna de miel con su esposa en la ciudad de Cartagena y en una playa privada de un exclusivo hotel de la isla de Barú, fue asesinado. Los delincuentes le dispararon de forma brutal frente a su esposa y decenas de turistas que estaban en la playa.

Las primeras versiones apuntan a un hecho sicarial. Los delincuentes no tenían otro objetivo que asesinar a Pecci, no robarlo. Así ocurrió cerca de las 10:30 de la mañana del martes. Autores intelectuales del crimen, al parecer, le seguían la pista al fiscal y a su esposa que, inocente y en medio de la celebración, quería compartir con sus amigos la felicidad del momento.

Los investigadores tratan de establecer de qué forma los delincuentes lograron llegar al hotel, supuestamente, en una moto acuática, se bajaron y se movieron libremente por el lugar hasta encontrar la mejor oportunidad para atacar al fiscal, sin importar que estaba en la mitad del resto de huéspedes.

¿Cómo lo asesinaron?

Las versiones que están en poder de la Fiscalía y que fueron entregadas por los testigos, incluso por Claudia Aguilera, esposa del fiscal Pecci, indican que dos hombres llegaron en una moto acuática a la playa privada en la isla de Barú, uno se bajó, caminó por la zona y de un momento a otro disparó contra el funcionario.

Tres impactos de bala acabaron con la vida del fiscal. Claudia Aguilera, esposa del funcionario, habló con SEMANA y contó detalles del aterrador momento que vivió, del que resultó ilesa, pero destruida por la tragedia que ahora enluta a su familia y al pueblo de Paraguay.

“Llegaron a la playa privada del hotel… no se pudo hacer nada, llegaron y de forma inmediata dispararon, mientras estábamos en la playa. El personal de seguridad no pudo reaccionar”, dijo Claudia mientras trataba de sobreponerse a semejante tragedia.

La Policía llegó al lugar de los hechos y con los investigadores recaudaron las entrevistas y los videos de seguridad del hotel con el objetivo de identificar a los responsables de este crimen. Esas labores de Policía Judicial rindieron sus frutos, pues fueron ubicados algunos videos donde se observa a un supuesto sicario.

¿Lo estaban siguiendo?

La Policía adelanta la investigación y entre las labores de verificación se trata de establecer si el fiscal Pecci y su esposa eran seguidos desde el Paraguay, cuando escogieron a Cartagena como escenario para disfrutar de sus vacaciones y donde la mujer le dio la noticia al fiscal de que en unos meses sería padre.

Entre las hipótesis se investiga cómo a través de las redes sociales los delincuentes le siguieron los pasos al fiscal Pecci, lo ubicaron, gracias a las publicaciones, en la ciudad de Cartagena, donde finalmente lo asesinaron. Ese seguimiento hace parte de las indagaciones preliminares.

Los investigadores iniciaron también un rastreo de cámaras de seguridad de todos los recorridos que hizo el fiscal desde que llegó a Colombia, incluso antes de su salida de la ciudad de Asunción. Los vídeos serán sumados al proceso para tratar de establecer de qué forma el fiscal fue ubicado por los delincuentes.

El responsable

La Policía y la Fiscalía presentaron la imagen de quien sería el presunto responsable de asesinar al fiscal Pecci. Se trata de un hombre que llegó y caminó por el hotel donde se encontraba la víctima junto a su esposa; luego, de un momento a otro, los atacó a la vista de los otros turistas en el lugar.

La Policía confirmó que el Gobierno ofreció una recompensa de hasta $2.000 millones por información que lleve a la captura de quien aparece en esas imágenes, el presunto sicario del fiscal Pecci.

“El director General de la Policía Nacional de Colombia sostuvo diálogo directo con la Fiscalía General de Paraguay, el Ministro del Interior de ese país y el Director de la Policía en esa nación, para mantenerlos al tanto de las labores realizadas. Unos funcionarios de la Policía colombiana saldrán en las próximas horas hacia Paraguay para servir como enlaces directos de la información”, señaló la Policía.

Fuente: semana.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.