Durante mucho tiempo se ha creído que los edulcorantes artificiales no tenían efectos en el cuerpo.

Sin embargo, una nueva investigación indica que algunos de ellos, como la sacarina o la sucralosa, pueden alterar el microbioma y provocar un incremento en los niveles de azúcar en sangre, según se detalla en el estudio publicado recientemente por la revista Cell.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.